domingo, 4 de enero de 2009

LA CARTA

Mama se acababa de sentar en el sillón de piel color crema, estaba agotada, había terminado de barrer y fregar todo el piso después de hacer la cena, preparar la comida de mañana, planchar, fregar los platos, hacer dos lavadoras y tenderlas, quitar el polvo de las estanterías, cambiar la ropa de verano por la de invierno. Todavía le quedaba pasar el aspirador por las alfombras, pero estaba agotada.

Sus hermosos ojos verdes estaban a punto de ser cubiertos por aquellos delicados párpados, pero el sonido de la llave introduciéndose en la cerradura interrumpió lo que podría haber sido un feliz sueño.

Note como su corazón se aceleraba, y su piel recibía pequeñas descargas eléctricas.

Y allí apareciste tu, con la camisa por fuera, la chaqueta debajo del brazo, tambaleándote, y con un fuerte aliento a alcohol.

Mama se levanto de un salto, se dirigió a la cocina para servirte la cena, tu la seguiste, y comenzaste a manosearla, ella intento resistirse mientras la apestabas de vino barato, le arrancaste el vestido al tiempo que te desabrochabas el pantalón, mama lloraba, te suplicaba, pero tu solo querías sexo, porque era de tu propiedad.

Mama estaba a punto de ceder como en otras tantas ocasiones, pero en ese momento se acordó de mi, y con el poco coraje que le quedaba, te golpeo con una jarra en el pecho, te tambaleaste, entre la borrachera y el golpe , estuviste a punto de caer, pero no caíste.

Como en tantas ocasiones, empezaste la rutina de pegarle a mi madre, el primer puñetazo en la cara, le rompiste la nariz, después dos mas en la barriga, mama se golpeo con las paredes de la cocina, yo me golpee con las paredes liquidas, probablemente me rompí algún huesecillo.

Hoy te escribo esta carta, para darte las gracias, las gracias de no haber nacido, las gracias por no tener que llamar papa, a un hijo de puta como tu, las gracias por mandar de esa ultima paliza a mama al hospital, y que te denunciara para que tu te estés pudriendo en la cárcel.

Mama algún día encontrara a un buen hombre, y entonces podre nacer.



J.G.Barbey

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Una carta muy emotiva.
Te animamos a que continues escribiendo.
Feliz 2009.

Pepe y Gemma

cieloazzul dijo...

que carta más dura y real!!
Vengo a agradecer tu visita y palabras en mis secretos para contar!! seguiré leyendote :)
un beso:)
dos...

Joana dijo...

Ufff yo hoy me callo, que eso lo he vivido de cerca, por suerte sirvió para que a mi no me mangoneara nadie.
Una vez más, me has emocionado...
Petonets

Laureta dijo...

Ostras... cuando he empezado la primera linea, ha sido como si supiera como iba a terminar... qué triste, no entiendo como puede haber personas así en el mundo, i digo personas porque seguro que también hay hombres que se sienten maltratados, aunque seguro que no tanto como mujeres, pero también existen...

Me has emocionado! Me encanta tu blog...

Un besoo!!!

maria dijo...

Ojala todas las mujeres maltratadas, antes de tener un hijo, o el segundo (si ya empezo el maltrato) pudieran leer una carta como esta.. Quizas entenderian lo que sufren sus hijos y no aguantarian por ellos, ni los pondrian como excusa.. O muchos hombres tambien, que maltratadores los hay de ambos sexos, los hombres utilizan mas la violencia fisica, porque es una cuestion de fuerza, pero las mujeres maltratadoras... madre mia como son..

Ojala algun dia, nos liberemos de estos tarados, que no enfermos, ojala algun dia los padres y el entorno para evitarlo, se ocupen de educar bien a sus hijos.. Un beso me gusto leerte

sandrita dijo...

Un texto que es un golpe directo a las conciencias, como muchos de los anteriores.

Javier dijo...

Grande, tendrías que empezar a pensar en ir juntando los relatos y publicarlos.

Sendieva dijo...

Me llevaste a la realidad, he leido cartas semejantes y aún así siempre me impacta, no soporto a la gente que consigue las cosas por la fuerza, ni el alcohol y como mujer que soy entenderás la impotencia y rabia que siento ante situaciones así, sólo deseo que si por desgracia, alguién vive esto, que tenga la suficiente fuerza para, por lo menos vivirlo una sola vez, que denuncie y no soporte esto por nada del mundo, nadie lo merece... un beso.

maria dijo...

Aqui me tienes contestando la pregunta que me dejaste en mi blog, de emitir no tengo horas fijas, tampoco dias fijos, algunas noches a las 23 o por ahi o algunas tardes... Pero viendo lo bien que te expresas.. No te animarias tu a emitir en Neverland? :)) .. Besos

Sara dijo...

Criticón
creo que por desgracia esto no es un cuento.
Somos demasiad@s los que lo tenemos demasiado presente en nuestras vidas.
encantada de que hayas dado conmigo, eso me ha dado la posibilidad de conocerte.
besos.

Moon dijo...

Es una pena que la realidad sea así de cruel. Pero debemos seguir luchando contra la violencia, y aunque probablemente pienses que esto no aportará mucho para ayudar a todas esas mujeres que sufren maltrato nunca debemos parar de hacerlo, algún día conseguiremos que esto cambie.

Saludos criticón.

Albanta dijo...

M'impresionen estos temes tan durs i tan qüotidians ja en la nostra societat.
La meva solidaritat per totes aquelles dones maltractades (i pels homes que també hi han)
Gràcies per tractar estos temes, fan reflexionar.
Una abraçada

sarah dijo...

Me encantó este relato, duro, real, claro, conciso, sin sutilidades ni pelos en la lengua.

Salut!!!

Raquel Ramos dijo...

Me ha puesto los pelos de punta, breve pero conciso, dramático y realista, una parte de mi pasado que ya quedó atrás.

Maria Isabel Lopez dijo...

Muy duro .acorde con la situación real del día a día de muchas mujeres e hijos.

Maria Isabel Lopez dijo...

Muy duro .acorde con la situación real del día a día de muchas mujeres e hijos.

Ana G. dijo...

Directa, frontal, esta carta conmueve y hace pensar adoptando el lenguaje de un niño. Me gusta tu estilo

PALOMA dijo...

Es muy bueno.. Te felicito. Me ha recordado a uno de los primeros libros q leí. Carta a un niño que nunca nació, de Oriana Fallaci, aunque es un argumento diferente.
Un saludo ;)

PALOMA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Graciela Espinosa dijo...

Waoo, esta carta no deja de ser real, lo viven muchas mujeres a diario y lo peor de todo es que el más inocente queda pagando tanta maldad, si así se le puede llamar a esto.Este escrito nos invita a reflexionar!

Marijo dijo...

Una triste realidad de nuestra era.
Relato descrito con sencillez, realidad y gran profundidad en cada palabra.
Me ha encantado��

Lidia dijo...

Muy bonito!!! Mas de un hijo si pudiera nacer cuando fuera realmente feliz....
Lidia..

Anónimo dijo...

Estupendo, te animo a que continúes escribiendo, se aprecia mucho talento en tu obra.
Carmi
13 de diciembre de 2016