miércoles, 15 de octubre de 2008

¿UN HOMBRE BUENO ?

Pepe es un buen hombre.
Pepe se levanta todas las mañanas a las cinco, prepara su desayuno y el de sus hijos, se asea y se viste. Sobre la mesa del comedor hay cien euros que su mujer le deja tres veces por semana, los coge, y después entra en la habitación de sus hijos y les da un par de besos a cada uno, y se va a trabajar.
Pepe es un buen hombre.
Ya en la parada del autobús, nunca se pone en la cola, deja que todo el mundo entre primero y cojan asiento. El se queda siempre de pie, se dice a si mismo que la educción es lo primero.
Pepe es un buen hombre.
Mira a su alrededor, todos los asientos están ocupados. Cuatro keniatas negros como el azabache, cinco o seis marroquíes, tres individuos aparentemente indus, aunque podrían ser también de pakistan, detrás, sus respectivas mujeres, una docena de chinos cargados de innumerables cajas. Pepe los mira a todos de soslayo, ninguno supera los cuarenta. El sigue de pie, a su lado también de pie una señora de unas setenta primaveras, su pelo es blanco como la nieve, y sus arrugas, escarpadas como Montserrat.
Pepe es un buen hombre.
Por la tarde, va a buscar a sus hijos al colegio, les prepara el baño después de merendar, los ayuda en sus deberes, prepara la cena y los acuesta.Su mujer esta trabajando, "siempre tiene el turno de noche".Hace ya ocho años que duerme solo todas las noches. El colchón esta casi nuevo, pues no hay sexo sobre sus sabanas.
Pepe es un buen hombre.
Hace ocho años, al prepararse la leche para acostarse, se equivoco, en lugar de ponerse cacao, se puso café.
Pepe es un buen hombre.
Esa noche no podía conciliar el sueño por culpa de la cafeína. Miro que sus hijos estuvieran bien dormidos, y salio a dar una vuelta.
Absorbido por sus pensamientos, ando y ando, y sin saber como, fue a parar al barrio chino de su ciudad, al darse cuenta, quedo un poco acongojado, era la primera vez en su vida que presenciaba todo aquel espectáculo.
Justo cuando disponía a marchar, en el portal de enfrente, se hallaba su mujer.Se quedo algo sorprendido, iba vestida como si fuera una puta.
Pepe es un buen hombre.
Al cabo de unos segundos, y cuando salio de su asombro, se acerco a ella, la cogió de un brazo, y la subió escaleras arriba.
Aquella noche, después de veinte años casado, y después de pagarle cien euros, hizo el amor por primera vez con su mujer.
Pepe es un buen hombre.
Desde aquel día Pepe va tres veces por semana al trabajo de su mujer.
¿Pepe es un buen hombre o es un hipócrita?

J.G.Barbey

8 comentarios:

Gestión dijo...

Mi opinión es que Pepe quiere a su mujer demasiado y se quiere poco a sí mismo. Aprovecha lo único bueno de la situación y sigue su rutina, eso sí, aunque sea bueno, esperemos que se proteja... eso sí, el problema hace tiempo que sabe que existía, ahora ha sido la primera vez que hace el amor con su mujer y tiene tres hijos ... resumiendo, Pepe quiere demasiado a su mujer

Anónimo dijo...

Nen te se ha ido un poco la pinza....

Toni

El Criticon dijo...

Nen se dice se te ha ido
no te se ha ido

Anónimo dijo...

Esto es como la canción de Sabina,"mentiras piadosas".
O como en la pelicula de Torrente II "tendra usted que ir pensando en pagarle" (refiriendose a su mujer).
Pepbus.

sandrita dijo...

Pues a mí el final me ha gustado, porque es un golpe de efecto.

Lilou dijo...

Es un giro imprevisto, sí. En respuesta a la pregunta, no creo que sea un mal hombre ni un hipócrita, no puedo ser mas concreta, no sabría definirlo. No sabemos que motivos le mueven a hacer eso, quizá sea un depravado... no conozco a Pepe, pero yo tambien soy un poco deprabada xDD

Maria Isabel Lopez dijo...

Es muy lícito aceptar cualquier cosa X no perderla
Todo depende de lo q tenga cada uno en su cabeza lo q para unos es intolerable para otros es una forma de vida.me gusta el relato

Maria Isabel Lopez dijo...

Es muy lícito aceptar cualquier cosa X no perderla
Todo depende de lo q tenga cada uno en su cabeza lo q para unos es intolerable para otros es una forma de vida.me gusta el relato